ledge-El miedo

Siempre ponemos una cara espantosa ante el miedo, pero tenemos que saber que el miedo es una emoción básica que genera malestar, tanto a los  adultos como a los niños.

El miedo, como las demás emociones, tiene una función adaptativa; prepara a nuestro organismo para responder ante una situación de peligro. Cuerpo y mente  se activan  para poder actuar y ponernos a salvo.

Un ejemplo de una situación ante la que aparece el miedo puede ser cuando estás al borde del balcón del 4º piso. Tu cuerpo y tu mente te dicen que puedes caer al vacío, que eso es peligroso y que tienes que cuidarte para no caerte. Por lo tanto, todo tu ser  se pone alerta y vigilará para que eso no suceda.

Los síntomas del miedo van dirigidos a que el cuerpo se prepare para  defendernos o huir, aunque en ocasiones puede paralizarnos también. El corazón late más rápido y con mayor intensidad, los músculos reciben mayor aportación de sangre, la respiración se acelera y el estómago se contrae.

La respuesta física se activa ante la percepción de un peligro real (una serpiente venenosa, un perro rabioso, entre otros) pero también ante estímulos que pueden no ser peligrosos como un examen o hablar en público. Es por eso, que debemos identificar si el miedo se ha activado ante un peligro real y actuar en consecuencia, o por el contrario un peligro que no es real y por tanto podemos gestionarlo sin que nos afecte en nuestro día a día.

Está en todos desarrollar estrategias para evaluar los riesgos y aprender  a superarnos, fortaleciendo y entrenando nuestras capacidades.

 

¿Qué hacer ante el miedo?

El 1º paso es identificar qué es lo que nos ocurre. A veces es fácil ya que el estímulo es muy claro, pero otras veces cuesta más de identificar.

El 2º paso es buscar  herramientas que nos ayuden a gestionarlo para poder dar una respuesta proporcionada ya que puedes correr ante una serpiente pero no es necesario huir del examen.

 

Otras herramientas que pueden ayudar:

  • Usar técnicas de respiración y relajación muscular para rebajar la tensión ayuda a que la respuesta física disminuya y aumente la capacidad para pensar con claridad.
  • Buscar pensamientos que te ayuden a evaluar la situación, calmarte y utilizar tus capacidades para enfrentar la situación temida.

El miedo no dejará de ser una respuesta ante una situación pero tú puedes encontrar tus propios recursos para que te ayude y sentirte mejor.

Si necesitas más ayuda, descarga la aplicación idstress . Te permitirá entrenar tu mente para gestionar tus emociones y tu estrés, y poder pensar con más claridad y mantener la calma en tu día a día.
¡Confía en ti!


 

Ana Lombard

Terapeuta Global – Cuerpo, emociones & estrés

Fundadora del Centro Enlace, “Terapias Naturales Cuerpo y Mente”

Creadora de iDStress App

@AnaEnlace